lunes, 24 de octubre de 2011

Lago Pellaifa: donde un terremoto sumergió las casas y un bosque


Los habitantes de ese lugar chileno no consideraron que al desmoronarse los cerros durante los largos minutos del terremoto de 1960, estos harían subir las aguas. 41 años después, aún se ven las puntas de los árboles.

En el Sur de Chile, en la Comuna de Panguipulli, a unos 60 kilómetros de Pucón en dirección Sureste y a 25 kilómetros de la ciudad Villarrica, entre el lago Calafquen y la aldea de Carirriñe, se encuentra un pequeño lago de origen glacial: el Lago Pellaifa, un poco olvidado y conocido por pocos que suelen disfrutar sus tranquilas aguas. Sin embargo, este lago contiene, literalmente, una historia singular. Puntas de árboles que se ven curiosamente sobre la superficie y el sonar del viento en las montañas son testimonios incansables que recuerdan que allí, donde ahora hay agua, existió una zona habitada y un bosque.
El gran sismo histórico de magnitud 9,5 Richter ocurrido el 22 de mayo de 1960 desmoronó grandes cantidades de rocas de los cerros, que cayeron al lago, por lo que las aguas subieron y sepultaron todo rápidamente.

Solo quedaron las puntas de los árboles que se fueron secando con los años, y una chimenea de una de las casas que se mantuvo 40 años hasta que el 27 de febrero de 2010, en la madrugada, con el nuevo terremoto 8,8 grados Richter de Bío Bío, se desmoronó. Se perdió finalmente el juego que tenían los bañistas que gustaban rodearla o alcanzarla en los meses de primavera y verano.


Pellaifa y Coñaripe se encuentran vecinos a Liquiñe, después de Cararriñe y antes del paso fronterizo Cararriñe, que separa con Argentina. Allí se inicia la falla geológica Liquiñe-Ofqui de 1.000 kilómetros de largo hacia el Sur, que llega finalmente a la triple unión de las placas Sudamericana, Nazca y Antártica, según explica el medio informativo local de Panquipulli (palabra que significa el 'Espíritu del Puma', animal que se veía normalmente en esas zonas muchos años atrás).

FUENTE: azulvital.com




1 comentario: